Cirugia en las piernas

Cuando se trata el tema de recurrir al bisturí para mejorar la silueta no se suele dar mucha importancia a la cirugia en las piernas, sin embargo es una de las posibilidades que mayor impacto pueden tener en la figura de una mujer que desee verse más sensual y atractiva. No sólo estamos hablando de eliminar los acúmulos de grasa que se adhiere en la parte alta de los muslos y a los terribles “conejitos”, sino de un grupo de procedimientos plásticos que ayudan a brindar una forma armoniosa a las extremidades inferiores. Por ejemplo la liposucción de muslos, el implante de pantorrillas y la cruroplastia o lifting de muslos.

Las causas de la flaccidez, la piel de naranja y el exceso de piel en los muslos  pueden ser múltiples: hormonales, por genética, embarazos, fluctuaciones de peso, acúmulos grasos y vida sedentaria entre otros. Tener unos muslos gordos y poco torneados puede generar algunos complejos e inseguridades en las mujeres. La presencia de grasa en esta parte del cuerpo, produce en muchos casos, además de lo puramente estético,  verdaderos problemas a la hora de vestirse o de encontrar ropa adecuada a nuestro físico. Además resulta algo incómodo, pues la fricción constante que se genera entre los muslos al caminar  desgasta los pantalones hasta romperlos. Una solución para contornear y mejorar el aspecto de la piel de esta importante zona del cuerpo es la cirugía en las piernas que puede ser una combinación entre liposucción y cruroplastia.

Este procedimiento se realiza bajo anestesia general o local más sedación y consiste en hacer una  liposucción en los acúmulos de grasa localizados en los muslos internos, externos y en algunos casos rodillas.  La liposucción laser de pierna consiste en aspirar la grasa a través de unas incisiones de menos de 1 cm y mediante unas cánulas muy pequeñas. La lipoescultura es el complemento para tratar los excesos de grasa en el torso y los miembros superiores y se puede realizar al mismo tiempo. Otros tratamientos que se requieren en el postoperatorio de la operación  como la mesoterapia, el drenaje linfático, el masaje subdérmico y la carboxiterapia contribuyen  a mejorar la piel de naranja y la flacidez de los muslos en general.

Es normal que durante 2-3 semanas existan molestias y moretones en las zonas tratadas. Es necesario asistir a  drenajes linfáticos y masajes según la indicación del doctor Julio Gil. Durante mes y medio se aconseja utilizar medias de compresión moderada. También se recomienda no permanecer en la misma posición durante mucho tiempo y no realizar ejercicios violentos, hay que evitar, especialmente, actividades como saltos, aeróbicos o equitación.

Tampoco se debe tomar el sol mientras duren los moretones. Recuerde que debe seguir al pie de la letra las instrucciones postoperatorias del doctor Julio Gil y su equipo de trabajo, pues  son la llave del éxito de su procedimiento. Es importante que las incisiones no estén sujetas a una fuerza excesiva inflamación o movimiento durante el tiempo de recuperación.

Esta operación debe ser realizada con especial cuidado, pues hay muchas venas principales que circulan en las extremidades inferiores, por esta razón el cirujano tiene que tener experiencia especifica en liposucción de los muslos y cruroplastia o lifting de muslos. El doctor y cirujano plástico Julio Gil Antorveza es miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica y otras sociedades médicas. Tiene más de 10 años de experiencia en la liposucción y lifting de muslos, los resultados de todos sus procedimientos son naturales y altamente satisfactorios para sus pacientes.